Certificación Social Participativa

¿Qué es la Certificación Participativa y qué implica?

Es un proceso colectivo entre productoras y consumidoras que garantiza que los productos certificados cumplen con unos parámetros determinados. Este proceso se basa en relaciones de confianza y permite que las personas que no han tomado parte en estos procesos tengan la certeza de que los productos cumplen esos requisitos ya que son avalados por un gran número de personas que si conocen los proyectos de producción.

La Certificación Social Participativa (CSP)  implica que todas las personas que participamos en este proceso adquirimos una responsabilidad compartida hacia el exterior del proyecto. Las personas que consumimos certificamos que aquellas que producen lo hacen de un modo determinado y las que producen se respaldan en nuestra certificación para darse a conocer.

Desde un punto de vista político la Certificación Participativa supone una avance en las relaciones horizontales (o un volver a las relaciones de antes), y en la creación de redes, ya que no requiere de organismos o instituciones ajenas a los procesos de producción y consumo para marcar una reglas y fiscalizar su cumplimento. Es un proceso colectivo en el que se definen modos de funcionar por mutuo acuerdo.


¿Por qué y para qué un Sello de Certificación Participativa para los Productos de El Puchero?

Hay distintos motivos que nos han llevado a poner en marcha esta propuesta para la creación de un sello de Certificación Participativa para los productos de El Puchero:

  • Reforzar el proyecto, reafirmando las bases de funcionamiento y participación de los distintos proyectos de producción dentro de la Asamblea de El Puchero.
  • Respaldar desde la asamblea a los proyectos que cumplen con las bases de funcionamiento para que puedan encontrar nuevos espacios donde dar salida a sus productos y así garantizar su viabilidad.
  • Posicionarnos políticamente y dar a conocer que El Puchero es un proyecto colectivo de producción y consumo que va más allá de los grupos de consumo que han aparecido en los últimos años y que perpetúan la relación de presión sobre los productores obligándoles a abaratar los precios de los productos para poder vender.
  • Reivindicar que es posible optar por formas de consumo responsable que vayan más allá de lo “eco”, teniendo en cuenta aspectos de equidad social, salud y respeto ambiental.
  • Hacer visible que las relaciones entre consumidores y productores pueden ser horizontales y que reconociéndonos como partes necesarias es posible llegar a acuerdos para lograr apoyos, y fijar precios de producción que permitan mantener los proyectos y obtener productos asequibles.

¿Qué vamos a certificar?

Como personas que participamos en la asamblea de El Puchero, el hecho de respaldar y certificar que los productos que se ofrezcan con el sello de nuestro proyecto significa que sabemos que estos proyectos cumplen con los requisitos que se consensuaron a la hora de definir El Puchero. Estos requisitos son:

  • Clara tendencia artesana y ecológica.
  • Contacto directo entre producción y consumo que potencie la confianza y evite la necesidad de certificaciones oficiales.
  • Prácticas que fortalezcan la construcción de tejido social en torno al consumo responsable.
  • Acercamiento campo-ciudad y recuperación de la sabiduría tradicional.
  • Proyectos horizontales, apoyo mutuo y condiciones dignas de trabajo.
  • No competencia entre productores: cuando coincidan varios productores del mismo producto el primer paso es que se reúnan a parte para proponer alguna solución (escalonar, mismo o diferente precio…).
  • Romper con sistema de pedidos variables y precios, tendencia a compromisos estables tanto de consumo (pedidos fijos) como de aportaciones económicas (cuotas).
  • Producción local utilizando recursos locales, búsqueda de cercanía geográfica con el consumo.
  • “Calidad”, valorando las producciones en un período de prueba.
  • Participación en la organización: Asambleas y tareas de gestión.
  • No caben empresas de distribución ni nadie que venda (ni desee vender) en grandes superficies.
  • Tendencia a que sea parte importante o total de los ingresos del productor  para garantizar la continuidad de los proyectos.
  • Que el proyecto si tiene asalariados lo sea sólo en momentos puntuales donde es muy difícil sacar este trabajo con jornadas de apoyo voluntario.
Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close